La exposición Artista Curador Información general

 

 

 

la vida en los pliegues

 

 

Pienso que estamos en un momento en el que debatir sobre la libertad de pensamiento es vital, si queremos vivir en una sociedad en la cual diferentes puntos de vista converjan y contribuyan a fortalecer nuestra noción de igualdad y de justicia. Desde el campo del arte, he investigado la encriptación de la escritura mediante la invención de una tipografía abstracta: una estrategia que sirve para preservar contenidos, que en su forma legible serían silenciados. Para el pabellón de México en la 57a Exposición Internacional de Arte - La Biennale di Venezia desarrollé la codificación del alfabeto como un lenguaje formal, partiendo de la abstracción hasta llegar a la figuración, y comunicar abiertamente.

La vida en los pliegues parte del título de la novela de Henri Michaux para generar una imagen sobre estar entre las cosas: entre las páginas de un libro o de un periódico, entre países y culturas, entre ideologías opuestas, entre uno y el otro. Este "estar entre" ha sido el centro de mi exploración artística: la máscara, ya sea literalmente o como leguaje visual, situado como una membrana entre ámbitos opuestos.

La instalación consiste en la articulación de tres piezas interrelacionadas formalmente, que convergen en una película. Para su realización, utilicé consecuentemente 74 formas planas irregulares, hechas a partir de recortes de cartón, con las cuales se cuenta la historia de una familia de inmigrantes que es linchada, historia basada en cientos de casos ocurridos en las ultimas décadas.

En esta obra las imágenes de la migración y del linchamiento son metáforas de una crisis generalizada que necesitamos debatir. La migración es consecuencia de las actuales políticas económicas que han desintegrado poblaciones enteras. En contrapunto, los linchamientos acontecidos en las últimas décadas, los ajusticiamientos ciudadanos recientes y los movimientos de autodefensa, evidencian momentos de autogobierno, en los cuales la gente ejerce subjetivamente la justicia, que en principio administra objetivamente el Estado.

Situar estas metáforas dentro de una estructura nacional, paradójicamente situada en una plataforma global, permite preguntas urgentes que nos atañen tanto local como globalmente. Ante la oposición a la globalización de los nuevos movimientos nacionalistas, si el territorio nacional en gran medida ya tiene dueños, ¿de qué tipo de nacionalismos estamos hablando?

- Carlos Amorales
29 de marzo, 2017

 

 

La exposición

 

Carlos Amorales se ha interesado en cómo las imágenes y las palabras le dan forma a la realidad y nos determinan. Por ello, desde mediados de la década de los noventa, ha realizado una serie proyectos en los que cuestiona el vínculo entre arte y sociedad en relación al lenguaje y subjetividad, formas de poder y prácticas institucionales.

En una continuación de investigaciones previas, La vida en los pliegues de Amorales introduce un lenguaje formal que se despliega en una variedad de soportes dentro de la instalación. Amorales desarrolló una serie de composiciones que transitan de la abstracción a un texto ilegible, y de éste, al lenguaje fonético y a formas tridimensionales que emiten música, para convergir cinematográficamente en una historia sobre el linchamiento de una familia de migrantes.

El linchamiento es un acto colectivo extra-legal en el que el pueblo toma justicia por sus propias manos. En el contexto de hoy en día, un linchamiento trasciende la especificidad local para manifestarse en lo global a través del espacio mediático. En La vida en los pliegues, la imagen del linchamiento se convierte en metáfora de la situación política global, donde el debilitamiento del Estado ha dado paso a una sociedad en la cual la justicia ha devenido ajusticiamiento popular. La ley, como la justicia extra-legal, operan en la raíz misma del lenguaje, y por lo tanto minan la noción de verdad o bien común ejercidos por la justicia. En ese sentido, el linchamiento es un arquetipo de violencia irracional que funciona a partir de otras formas de lenguaje ajenas a la ley, como el rumor, el chisme y la mentira.

La instalación toma prestado su nombre de la novela epónima de Henri Michaux, en la que trata diversas maneras poéticas de enfrentar el sufrimiento en el periodo inmediato de la posguerra. La instalación surge de la serie El esplendor geométrico, proyecto realizado en 2015 y el cual originó las formas abstractas que son el germen de La vida en los pliegues.  La exposición comienza con un conjunto de poemas escritos a través de un abecedario encriptado creado por el artista con figuras tridimensionales. Los textos, dispuestos sobre mesas que nos remiten a hojas de papel, implican una transición de lo tipográfico hacia lo fonético. Cada caracter es también un instrumento de viento hecho de cerámica: una ocarina que al tocarse, emite un sonido particular con cada letra. Este lenguaje codificado puede ser interpretado verbalmente pero también puede ser usado como nota músical. Un millar de ocarinas establecen una relación con la composición gráfica de las 92 partituras de papel que se despliegan en las paredes del Pabellón. Todos estos elementos se integran en la película La aldea maldita que articula los diversos niveles del lenguaje, y en la cual se narra la historia de una familia de migrantes que es linchada al llegar a un pueblo. En ésta, un titiritero controla a los personajes de la historia en un teatrino creado por el artista acompañado por un conjunto musical que toca las ocarinas interpretando la música, los diálogos y el ámbiente sonoro de la película.

La práctica performática ha sido una de las constantes en la obra de Carlos Amorales. En La vida en los pliegues, el artista presenta un performance que activa los elementos de la instalación. La pieza conjuga simultáneamente el teatro, la música y la poesía. El ensamble Liminar interpretará la partitura para ocarinas y musicalizará la película en vivo. Simultáneamente, dos actores repartirán el periódico creado por el artista y escrito con el alfabeto encriptado, que contiene redacciones críticas sobre los acontecimientos políticos más relevantes en México.

En La vida en los pliegues se abre un universo entre imagen, figuración, palabra, fonema, música y narrativa. Formalmente consecuente, la pieza pone en juego categorías éticas y estéticas comúnmente entendidas como opuestas: la ley ante la poesía, la claridad ante la obscuridad, la síntesis ante la narración y la figuración ante la abstracción. De este modo, la obra surge de la tensión entre lo muy concreto y lo muy abstracto: en ese intersticio aparecen una serie de imágenes poéticas que tienen que ver con los lugares donde encontramos la vida mas allá del lenguaje, no entre las páginas sino en los pliegues, en los quiebres, en las cosas más pequeñas.

 

 

 

 

 

 

El esplendor geométrico no. 8, 2015
Serigrafía sobre páneles de madera
221 x 152 x 4 cm
 

 

 

 

 

Partitura para ocarinas (grupo general), 2016
Impresión xerográfica sobre papel
21.5 x 28 cm
 

 

 

 

Ocarinas, La vida en los pliegues, 2017
Cerámica esmaltada de alta temperatura
Dimensiones variables

 

 

 

 

 

 

Títeres, La vida en los pliegues, 2017
Pintura sobre cartulina
40 x 50 cm

 

 

 

 

 

La aldea maldita, 2017
Película, blanco y negro con sonido
13 min. (fotograma)

 

 

 

Artista

 

Carlos Amorales 1970 (Vive y trabaja en la Ciudad de México)

 

 

Artista multidisciplinario que explora los límites del lenguaje y los sistemas de traducción para incursionar en el ámbito de la experimentación cultural. Emplea la producción gráfica como herramienta para el desarrollo de estructuras lingüísticas que dan pie a nuevas formas de interpretación y a modelos de trabajo alternos que promueven la colectividad. En sus proyectos, Amorales examina los procesos de construcción de identidad, propone una constante re significación de las formas presentes en su obra, y provoca el choque entre el arte y la cultura popular.

Sus procesos de investigación son complejos, se basan en un amplio repertorio de metodologías empíricas para llevar a cabo proyectos extensos que conjugan referencias históricas, culturales y personales. Su práctica se extiende a diversos medios como dibujo, pintura, escultura o collage; así como performance, instalación, animación, sonido, cine y escritura, entre otros formatos no tradicionales.

Estudió artes visuales en la Gerrit Rietveld Academie y la Rijksakademie van Beeldende Kunsten, ambas en la ciudad de Ámsterdam, Holanda.Las investigaciones más extensas en su trabajo comprenden Los Amorales (1996-2001), Archivo Líquido (1999-2010), Nuevos Ricos (2004-2009) y una exploración tipográfica en el cruce con el cine (2013 -presente).

Entre sus numerosas exposiciones individuales se encuentran: Black Cloud, Power Plant, (Toronto, 2015); El Esplendor Geométrico, Kurimanzutto (México, 2015), Germinal, Museo Tamayo (México, 2013); Nuevos Ricos, Kunsthalle Fridericianum (Kassel, 2010); Four Animations, Five Drawings and a Plague, Philadelphia Museum of Art (2008); Discarded Spider, Cincinnati Art Center (2008).

De sus exposiciones colectivas destacan: Under the Same Sun. Art From Latin America Today, Guggenheim Museum (Nueva York, 2014); New Perspectives in Latin American Art, MoMA (Nueva York, 2007); Mexico City: An Exhibition About The Exchange Rate of Bodies and Values, MoMA PS1 (Nueva York, 2002); y performances como Amorales vs. Amorales, Centre Georges Pompidou (París 2001), SF MoMA (San Francisco, 2003) y Tate Modern (Londres, 2003). También ha participado en bienales como Manifesta 9 (Bélgica, 2012), Bienal de la Habana (Cuba, 2015 y 2009), Performa (Nueva York, 2007), Bienal de Berlín (2001 y 2014) y la Bienal de Venecia (2003 y 2017).

Su obra forma parte de colecciones internacionales como Museo Tamayo y Museo Universitario de Arte Contemporáneo, México; Tate Modern, Londres; The Museum of Modern Art y Guggenheim Museum, Nueva York; Walker Art Center, Minneapolis; Museum Boijmans van Beuningen, Rotterdam; entre otras.

 

estudioamorales.com

 

 

 

 

Curador

 

Pablo León de la Barra 1972 (Vive y trabaja en Londres y Río de Janeiro)

 

 

Obtuvo su doctorado en Historias y Teorías de la Architectural Association, Londres. En 2013 fue seleccionado como segundo curador en la Guggenheim UBS MAP Global Art Initiative. A través de una residencia curó la exposición Under the same sun: Art of Latin America today presentada en el Gugghenheim de Nueva York en 2014, en el Museo Jumex en 2015 y en la South London Gallery en 2016.

León de la Barra ha curado más de una docena de exposiciones en la última década, en instituciones como la Fundación David Roberts Arte y la Fundación Arquitectura, Londres; Centro de Arte Contemporáneo, Ginebra, Kunsthalle, Zürich; Apexart y Art in General, Nueva York; Casa Luis Barragán, Casa del Lago, y el Museo Tamayo, Ciudad de México; Museo La Ene, Buenos Aires; Museo Carmen Miranda, Río de Janeiro; Beta Local, San Juan; Centro Cultural de España, Ciudad de Guatemala; Casa Encendida, Madrid, España; y Proyecto AMIL, Lima.

En Londres fue miembro fundador de 24-7, un colectivo de artistas y comisarios (2002-05); director artístico de Blow de la Barra Gallery, Londres (2005-08); y fundador y comisario del espacio de arte comunitario White Cubicle Gallery, Londres (2005-12). Él es también el fundador de la Novo Museo Tropical, y fue el curador de la primera Bienal Tropical en San Juan (2011). León de la Barra es miembro de los comités asesores de la Fundación Cisneros Fontanals Art, Miami, y la Fundación Luis Barragán, México.

León de la Barra ha pronunciado numerosas conferencias y participado en numerosos simposios internacionales, incluyendo el maratón de la Serpentine Gallery, Londres (2008, 2010, 2011); Cisneros Seminario, Caracas (2012); Temas Centrales, Teorética, Costa Rica (2012); Repensar América Latina Simposio de Arte, MOLA / LA, MALI / Lima (2011); Vídeo Brasil, Sao Paulo (2011); y los comisarios, Witte de With, Rotterdam (2009).

En 2012, León de la Barra recibió el primer Premio de viaje Colección Patricia Phelps de Cisneros para América Central y el Caribe en honor de Virginia Pérez-Ratton.

 

 

 

 

Información general

 

Abierto al público:   Del 13 de mayo al 26 de noviembre del 2017
Horarios:                   10:00 am - 6:00 pm
Ubicación:                 Venecia, Arsenale, Sala de Armas, Tesa B


Para más información sobre la 57ª Exposición Internacional de Arte, visitar:  labiennale.org

 

 

 

 

 

 

Imágenes cortesía de Estudio Amorales, Instituto Nacional de Bellas Artes y kurimanzutto
Créditos fotográficos: Nicolas Mastracchio, Diego Pérez, Abigail Enzaldo